Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jun 9, 2020 in Notas | 0 comments

Mensaje del árbol Baobab

Mombasa Kenia África, 28 de Agosto del 2019.

En el año 2020 se forma algo muy importante para la humanidad, se crea finalmente algo que hemos estado esperando, desde que comenzó la Nueva Era femenina, desde diciembre de 2012 y es el camino de la estrella consciente, hasta ahora solo habéis entendido la teoría. Hasta ahora, habéis permanecido solo sabiéndola y vendrá la posibilidad de Ser la práctica.

Una estrella comienza conformarse con la base 4, no hay estrella de una punta, ni de dos puntas, ni de tres puntas, puestos que las raíces 1, 2 y 3 son los motores de preparación para que nazca una estrella. Vosotros estáis en un año vibracionalmente 3 (que fue el año que recibí este mensaje en 2019) que representa la antesala para la conformación del estrella, el año próximo (2020), que será un único portal anual, en donde todo el año lo es, para luego consolidar la forma definitiva de este gran viaje de la humanidad.

Habéis venido aquí a traer la Santa Trinidad, la tribu, en un año 3, a sembrar la frecuencia, 1, 2, 3: Madre, Padre e Hijo y lo habéis hecho por una simple razón y es que África, es esas tres energías juntas: es madre, padre, hijo y ahora en ese 3 (hijo), les permite nacer a ustedes como la descendencia que son; las semillas están listas para consolidarse como estrellas en el reino en el que ahora viven.

Dos portales muy grandes de la primera consolidación de la estrella son el 2020 y el 2021, serán la manifestación de la emanación poderosa de su toroide personal y colectivo, habéis venido a vivir la antesala, para abrir el camino del próximo ciclo.

Estáis frente un árbol sagrado (Baobab), que también existió un Lemuria y en Mu, de ellos se nutrían las especies, que nunca olvidan el origen, en ellos nacían niños, las semillas estelares con la libertad de saberse UNO con la madre que lo trajo este espacio: la Tierra y con el instrumento físico, la madre biológica; ellas cantaban y danzaban alrededor del árbol, sabiendo que el poder de su elemental tenía la fuerza para enraizar el avatar estelar en el cuerpo de la madre y luego en el magnetismo de la Tierra.

Este árbol extiende de manera particular sus raíces a la profundidad de la Tierra y en su vibración podrás encontrar todo el contacto con el mundo celestial intraterreno. El nombre del elemental que lo rige, es un Maajatmaum y así le cantaban a su espíritu, cuando las matronas abrían el portal del cielo para que el avatar se dispusiera en Tierra, por ello habéis sentido hacer esta ceremonia aquí, porque es el elemental del enraizamiento, del nacimiento del acceso a un nuevo mundo, el latido Maajatmaum los ha llamado, él comunicará este ritual santo a todos los mundos intraterrenos, intraocéanicos y así, el anclaje de la nueva vida a través de las 36 semillas que habéis llegado (más uno) se plasmará. (Éramos 37 Nyotas, estrellas, personas en el viaje es 36 más uno, porque el “más uno” representa el sentido de la unidad de esa totalidad que son las 36 semillas)

También por eso, habéis pintado el mismo formato en ese árbol, como un fuego en el mural de Lemuria en el Ashram representa el fuego del origen (Porque pintamos con Sjamen un fuego en forma de ese árbol que estábamos ahora en África), el aro de fuego que permite los cantos galácticos, a la salida de un agujero negro hay un aro de fuego, igual que en los partos de la mujer en la vagina.

En este árbol tenéis el corazón, el ojo (porque tenía un ojo el árbol) y este árbol representa la conexión con la madre en su estado de nacimiento.

Su misión en la Tierra es la reconexión de los hermanos al igual que Nyota.

Con amor,

Aripka Maia

Dejá tu comentario aqui

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *