El Clítoris: Templo del Gozo eterno, el Ave Lilith y Nodos planetarios

.
Bendiciones familia. Como muchos ya saben, el año pasado, 2021, me tocó canalizar un conocimiento sobre las pirámides truncas, reservorio femenino de América. Mi ser fue recibiendo la información de lo que cada nodo femenino de norte américa trabaja a nivel planetario. Las pirámides en punta, como lo son las de Giza por ejemplo, son pirámides fálicas, masculinas que penetran el tejido espacio temporal abriendo los planos de luz de la rejilla crística planetaria. Las pirámides truncas son en cambio femeninas, son vasijas, cuya principal función es recibir información o respirar hacia la tierra las memorias cósmicas.

Hasta el año pasado recibí la información de 6 nodos. Es importante comprender que un nodo planetario ancla energía cósmica en la tierra y también emite energía al cosmos y todo el planeta. Respira como un chakra, tiene tiempos de inhalación, contracción y exhalación, expansión. Como el útero de una mujer y como la mismísima matriz de la universa. Cada nodo que mencionaré a continuación contiene un resumen de lo que canalicé sobre lo que cada uno recibe como fuerza cósmica y de lo que emite para la rejilla planetaria. Si alguien siente profundizar más en este conocimiento puede escribirme. También les cuento que estoy escribiendo el libro de nodos que seguramente saldrá el próximo año.

1) Nodo Teotihuacán: Centro energético que reactiva el campo magnético de la diosa o femenino planetario (también en el femenino del hombre), brinda la fuerza suficiente y produciendo un alza energética para nuestra kundalini para que, con esa vitalidad, podamos levantar el ciclo cósmico que todos estamos integrando en este planeta, lo que significa, realizar nuestra síntesis de todo el viaje que hicimos desde el origen. Este nodo enciende el reloj solar y lunar en la matriz de la diosa.

2) Nodo Palenque: Centro que trabaja el sentido y camino hacia la doncellez. Trabaja en la reconstrucción de nuestra capsula del tiempo.

3) Nodo Chichen Itzá: Centro que manifiesta el reloj cósmico. No solo los ciclos que conocemos hasta ahora más cercanos a la tierra. Este centro ancla información de ciclos que desconocemos por ahora y que forman parte de ruedas de engranajes mayores al sistema solar, la galaxia y este grupo de galaxias locales. Este nodo nos ayuda a producir nuestro génesis personal e integrarnos al génesis del sistema solar.

4) Nodo Ek Balam: Este nodo trabaja en manifestar y expandir el fuego primigenio sembrado en Áfrika. En este lugar se conservó la tradición en donde las mujeres hacían el cuidado del fuego de la creación y fuente primogénita.

5) Nodo Uxmal: Este espacio manifiesta los tratados universales hacia lo que es la doncellez suprema, el máximo grado de maestría femenina.

6) Nodo Tulum: Este nodo es el lugar donde se manifiesta el códice lemuriano sembrado hace más de 13 mil años con los códigos del amanecer de la Diosa Solar de era acuariana.

Luego de un año de recibir los 6 primeros nodos se activó hace poco otro más, el séptimo. Cuando digo “se activó” no significa que el nodo no haya existido antes, sino que se activó en mi conciencia el reconocimiento de lo que ese espacio trabaja a nivel planetario y cósmico. Todos estos centros son raíces que plasman una conciencia universal y a su vez la expanden. Y aquí viene el mensaje del último nodo que es la Isla mujeres, el espacio del Gozo Eterno de la Diosa.

En primer lugar, es importante mencionar que la mujer es en sí misma un templo y fuente de gozo natural de la existencia, pero que el punto desde donde nace ese caudal es un espacio de poder muy grande que ella lleva en su configuración física y es: EL CLÍTORIS. Este órgano es el único de nuestro cuerpo que no envejece y que tiene una sola función: hacernos sentir placer. Está claro que este espacio sagrado fue creado en nuestro cuerpo como un templo fractal del femenino cósmico, cuya existencia es estar en constante gozo divino y encendida en su eterna divinidad. En el mensaje que recibo acerca de este nodo que está emergiendo, el de isla mujeres, me muestran que el punto más abusado en el cuerpo de la mujer por el hombre es precisamente el clítoris y que es la zona donde en general las personas que abusan más tocan y sobre todas las cosas esto sucede en las mujeres cuando son niñas. Se que esto es profundo de dimensionar y que puede abrir dolores o memorias muy profundas que se sienten no solo propias, sino en el inconsciente colectivo. A lo largo de 12 años de trabajo en sesiones he sido testigo de estos registros, en donde muchas mujeres han expresado haber sido manoseadas en esa zona. Y al recibir este mensaje que estoy compartiendo me conecto con el inconsciente colectivo y veo que es el punto físico que más sufre de abuso a nivel planetario. Esto no sucede por casualidad. Ahí se encuentra el portal dimensional hacia el gozo eterno. Es curioso que diferentes religiones en medio oriente castran y cortan literalmente esa zona de la mujer, para justamente impedir el acceso de esta a la vida eterna. Otro factor que castra ese punto es la culpa, el sentirse no merecedora, entre otras cosas. La pregunta ahora es, ¿por qué creen que en la historia de la humanidad conocemos más casos en donde los hombres han sido los iluminados y de mujeres muy poco? Esto se debe a que la mujer se ha desconectado de este portal de gozo eterno, y esto ya no tiene que ver con si ha sido abusada físicamente o no, o si forma parte de tal o cual religión… ella viene de una cadena ancestral en donde se han perdido estos paquetes de información en el ADN, puesto que ese ADN tiene adherido miles de programas a su diseño original. El gozo eterno o gozo divino del cual les hablo y que trabaja este nodo de Isla mujeres, no tiene que ver con el placer de comer una comida rica o hacer una actividad agradable o tener un momento placentero sexual con otra persona o de forma solitaria. Este gozo es un estado de conciencia que se vive de forma constante y es el acceso al estado de gracia divina, llevado a todos los órdenes de la vida.

Hemos sido completamente castradas y esto ha sido el reflejo de lo castrada y sometida que ha estado nuestra propia energía masculina caída interna. Las mujeres, a lo largo de la historia, hemos creado afuera una constelación en donde era el otro, el patriarcado por ejemplo, el que nos sometía, cuando en realidad, el primer sometimiento que tuvimos es el de nuestro propio masculino interno. Es nuestra Eva o nuestra Lilith, aquella que en la historia cayó con su conciencia y se dejó tentar por sus bajos instintos, tentándose a salir del edén, de la conexión con la fuente y la creación, y separándose de ella. Sin ser conscientes, los hombres, a lo largo de la historia, han temido al verdadero poder de la diosa y la mujer al verdadero poder del masculino. El hombre se ha dado a sí mismo más tiempo y capacidad de búsqueda para lograr su iluminación, esta es la razón por la que hoy conocemos las historias de más hombres que mujeres iluminados que han guiado al mundo. La razón por la cual la mujer no lo ha hecho en el pasado no tiene que ver con que ella no ha tenido tiempo por estar abocada a la maternidad y el cuidado de los hijos, esa es una falsa excusa. La mujer ha perdido la conexión con su centro de poder y gozo divino, su clítoris. La mujer no necesita meditar muchas horas o hacer demasiadas cosas para iluminarse. Cuando ella logra estar en su cuerpo, teniendo intimidad con ella misma y tener su clítoris activo, ella ya está iluminada, porque en la creación de su diseño ella ya nació así. Por esta misma razón, aquellos hombres que temen a esta mujer en su centro de poder han abusado de ese espacio sagrado en ella, y de esta forma, inconscientemente, se estuvieron salvando de tener que hacerse cargo de su profunda desvalorización. Cuando una mujer está en su centro el hombre queda inmediatamente al descubierto y viceversa.

Las religiones

Las religiones también han castrado el centro de poder de la diosa y no lo han hecho de forma directa, es decir, no lo han hecho diciendo “no sientas placer o no actives tu clítoris”, lo han hecho con el mejor marketing de la historia: nos han llenado a todos de culpa y remordimiento, nos han hecho sentir pecadores y seres sucios que nacimos del pecado original. ¿En donde quedan los sacerdotes o las religiones ante una mujer conectada con ella misma, primitiva, salvaje, gozosa de estar y ser ella misma, jadeando el orgasmo con su propia existencia, llena de vitalidad? ¿Dónde queda ese hombre que pertenece al patriarcado que cree que solo él puede darle placer a ella? Esto rompe una estructura social muy grande en donde el hombre debe “rendir” y ser bueno en la cama, en donde el hombre tiene que darle placer porque si no lo hace no es bueno en esa materia. Y también ocurre al revés, en donde la mujer también tiene esa carga social impuesta por nosotros mismos, por la propia matrix que ha creado estos programas. Tenemos que hacernos cargo que somos nosotros mismos quienes hemos creado estos parámetros sociales, en esta u otras vidas que hayamos tenido, y esas creaciones surgieron por nuestra propia desconexión con el diseño original que llevamos en lo profundo de nuestro ADN. El conflicto actual es que, en general, la mujer ni siquiera imagina o siente este punto profundo porque viene de una cadena ancestral basada en el miedo, la supervivencia, el sacrificio, en demostrar ser la mujer fuerte, toda poderosa, cuando estos aspectos están muy lejos de su verdadero poder. Su verdadero poder no es demostrar afuera lo poderosa que es. Su verdadero poder es SER en el silencio penetrante de su campo magnético, aquel que es capaz de permear un a entorno con su fuente de vida y con él, producir los cambios. Es a través desde su clítoris, su portal de gozo y poder, desde donde la mujer puede crear en intimidad con la creación que ella misma ES. En general, el ADN de ella no recuerda este estado original del ser, por ello se sumerge en una vida llena de arquetipos que ella misma va creando como una forma de supervivencia ante tanta desconexión con su raíz sagrada. Así surgen diferentes arquetipos como el de la salvadora, la que tiene que criar no solo al hijo, sino al padre, al hermano, a la pareja… y así se crea un sinfín de excusas para evitar el contacto con su fuente divina. Sucede que llegar allí le traerá la ruptura de todo un universo de ficción creado por ella misma. Cuando la mujer esta conectada con el gozo eterno, en intimidad con su propia fuente creadora, se transforma en ese agujero negro y agujero blanco capaz de manifestar una constelación o una galaxia alrededor suyo que quedará inmersa en esa atmósfera de gozo. Ella debe volver a tomar dentro de sí el ADN primitivo original castrado por las religiones, ella debe volver a tomar a su EVA y a su LILITH, lo que llamo el AVE LILITH (Eva escrito al revés es AVE, y lo uso así porque es el vuelo de Lilith, es nuestra Lilith ascendida, no caída como nos lo representa la mitología o las religiones).

En el principio existía el AVE LILITH, el femenino primitivo de la creación, aquel tan poderoso… capaz de conquistar su propio fuego interior y capaz de gestar dentro de sí la luz del mundo. Su par de opuesto complementario, ADAM KADMON, capaz de ser la mente primigenia, el arquitecto del mundo que juntos crearían, a imagen y semejanza de la fuente divina.

AVE LILITH fue y es ese femenino primitivo sagrado de origen que albergaba dentro de su vasija el divino tesoro masculino. Ese masculino creado y manifestado dentro de sí es su fuerza para manifestarse como primera expresión de la diosa. El pulso primordial que llevaba dentro de sí todo el diseño, que era este principio masculino gestado dentro del campo de la diosa, el masculino que nació como mente arquitecta de la realidad.

Es importante saber que la mujer llega a ese estado de gozo eterno solo bajando de nuevo el paquete de información extraviado en el fondo de su diseño original. Debemos ser conscientes que por todos los programas adheridos a nuestro diseño, el programa maestro quedó tapado en el fondo, y que el ADN fue perdiendo las rutas de acceso a esa fuente. Activar nuevamente los accesos a ese origen dentro de nosotros no es tan sencillo como algo que se enciende en una meditación, es algo que va emergiendo de lo profundo conforme vamos integrando nuestra sombra, conforme vamos liberándonos de los programas establecidos y vamos discerniendo qué es parte de la ilusión y qué es parte de lo verdadero. El cerebro primitivo de la diosa, su AVE LILITH y su ADAM KADMON, deben reactivarse en ella.

LILITH Y EVA

Ambas son la misma mujer, ambas demonizadas por las religiones, como todas las figuras poderosas que en sí guardan bibliotecas de información del origen de este universo. El poder de Lilith se entendió como algo demoníaco puesto que la Lilith que conocemos en la historia es la parte del femenino caído, desconectado de su fuente. Hasta aquí la humanidad solo se encargó de nutrir y repetir la parte oscura de ella, así como también solo se ha hablado hasta aquí de la parte oscura del ADN reptiliano. La parte lumínica de esta Lilith y de esta Eva es precisamente su conexión con su propia fuente creadora, su intimidad con ella y su gozo eterno. La mujer que no puede conectar con esta naturaleza dentro de sí misma es la mujer que se polariza en la histeria, en la bruja negra que usa su poder para crear telas de araña que atrapan a todo un entorno, es la mujer sometida por su propia energía masculina caída. Eva es la parte más dócil de esa mujer, es la que precisamente tiene que levantar el vuelo y convertirse en ave, para integrarse a su Lilith y juntas crear el portal de la vida eterna. La historia que nos contaron a través de las religiones sobre Adán, Eva, Lilith, es la historia de la caída de conciencia de las polaridades en este universo local. Lilith proviene del vocablo asirio-babilónico Lilitu, que significa “demonio femenino” o “espíritu del viento”.

Aripka Maia

Hola 👋

Regístrate para recibir contenido interesante en tu correo electrónico.

¡No hacemos spam! Solo enviamos amor.

Deja un comentario

Carrito de compra
es_ES