El ombligo, un valle encantado

.

Trabajas la suavidad del ombligo y reconoces lo andrógino en ti. Visualiza a tu gemelo (cordón umbilical y tu placenta) y siente la unión virtual con tu nave nodriza, la madre de madres. Toma tu falo amado hombre, amada mujer… así estás integrada/o.

El hoyuelo, la vagina (ombligo), ya quedó sellada en ti, es el sello de la madre cósmica, celestial (la cicatriz del nacimiento), ese es tu centro de poder, es la puerta de entrada hacia la danza de tu andrógino. Vuelve a renacer desde este origen, ya no hay más luchas de tu dualidad, solo se sostiene por el espejismo del desierto que los creó, para evitar los espejismos vas a pararte en tu propio desierto y ya no has de mirar hacia ninguna parte, solo has de contemplar el tiempo presente que habitas y es habitado por ti.

Bendiciones

Aripka Maia

Hola 👋

Regístrate para recibir contenido interesante en tu correo electrónico. De regalo, al suscribirte, recibirás un taller sobre la integración del Femenino y Masculino

¡No hacemos spam! Solo enviamos amor.

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?