La profecia en los códices lemurianos

Bendecido día. Quiero contarles que todas las noches antes de irme a dormir realizo un oráculo con alguno de mis libros (Diario de un ángel, Códices Lemurianos o El Sueño de María  José). Esta vez sentí tomar el libro de Códices, en donde comparto sobre mi vida en Lemuria y sobre la hermandad de ese tiempo. La voz de la hermandad lemuriana se hace presente a través de mi voz en este tiempo para liberar la información de los rituales que se hicieron en el pasado para este presente.

Leyendo varios fragmentos me di cuenta que muchas partes son profecías que comienzan a vivirse y entenderse ahora, por ejemplo, este fragmento que les comparto en la foto de la publicación, y esta es mi lectura:

El título del capítulo es ´Tambor de Fuego´ (es un códice lemuriano –geometría- en donde se guardó el registro de los cambios y transformaciones que las Diosas de la humanidad harían para reconocer nuevamente a su divinidad)

Y dice…

“El útero de Gaia sería purificado”

Se refiere a todas las memorias de dolor que están guardadas en sus dimensiones intraterrenas, generalmente pensamos que los registros viven en el Akasha etérico de Gaia y está bordeando su cuerpo, pero el registro raíz se encuentra en las 11 dimensiones intraterrenas de ella, en su  matriz.

“El útero de la humanidad renacería nuevamente. El útero de cada región, cada país, cada especie… porque todos… todos… tenían un útero divino”

Este párrafo hace referencia a lo que estamos viviendo ahora con el acogimiento en nuestras casas, el útero de la humanidad es toda nuestra gran casa, el útero de cada región es “la casa de cada espacio”. Recordemos que simbólicamente el útero es el nido divino, la casa que habitamos por igual todos los seres humanos antes de llegar a este mundo…

En el texto dice: “porque todos… todos… tenían un útero divino”

Todos tenemos una casa que posiblemente descuidamos, es todo lo que ella conlleva (sus áreas, cocina, habitación, baño, living, las personas que la habitamos, hijos, nuestra pareja, todo), ella es el fractal del nido que nos trajo a esta tierra y un fractal del nido divino en el caso de las mujeres. Con la situación mundial que estamos viviendo de pandemia recordamos que, como dice en el libro, “todos… todos… tenemos útero, una casa que atender y que, cuando lo hacemos de raíz descubrimos que nos lleva a ese códice TAMBOR DE FUEGO para sanar, limpiar la herida más antigua y profunda de cada uno que en la mayoría, viene de la fractura de las polaridades de Lemuria y Atlántida”

“Y existía en la tierra un sinfín de úteros divinos por ser encendidos”

Se refiere a todo el potencial de esta cuarentena, es una gran purificación para encender nuestra matriz, hombres y mujeres, es el campo de energía que nos acompaña, es el campo magnético, la energía esencial femenina.

Es interesante ver cómo la tierra siempre nos anticipa lo que va a venir… en Agosto del año pasado (2019) ya nos mostraba su enorme transformación en uno de sus pulmones (el incendio de amazonas) Podríamos decir que allí comenzó a sonar este códice sagrado TAMBOR DE FUEGO. Y que ahora ese fuego sigue manifestándose en la inmensa transformación que estamos viviendo como humanidad. En este caso, no es un cambio para un solo país o ciudad, es un cambio que nos involucra a absolutamente todos, no hay escapatoria.

“Y existía en la tierra un sinfín de úteros divinos por ser encendidos. Pero para que esto sucediera debían tocar el tambor de fuego escondido en el vientre que las hermanas lemurianas trabajaron desde el pasado para encenderse en el futuro”

El libro ´Códices Lemurianos´ contiene relatos que cuentan cómo la hermandad lemuriana femenina y masculina se preparó para dejar guardado todo el conocimiento y sabiduría de ese tiempo para la futura humanidad que estamos viviendo ahora. En el relato, la voz de la hermandad femenina va contando que ellas, las diosas de aquel tiempo, sabían que todo lo que conocían acabaría y que la humanidad se prepararía 13 mil años posteriores para ver renacer nuevamente todo el cáliz, por ello el libro narra los rituales que se hicieron y en los cuales estuve presente y recordé en mi vida en Lemuria. Por ello en este fragmento de texto dice: “Pero para que esto sucediera debían tocar el tambor de fuego escondido en el vientre que las hermanas lemurianas trabajaron desde el pasado para encenderse en el futuro”, porque en cada una de las diosas se selló el Tambor de Fuego capaz de transmutar su vida y su matriz para poder gestar a la nueva raza, dar a luz la nueva humanidad.

“Y el sentido del tiempo cobró sentido. Y todo el peso acumulado por las sombras tuvo fin ahora. Y por fin se acallaron los sentidos, la cotidianeidad”

Muchas personas sentimos que este es el tiempo pactado, que somos bendecidas por poder vernos en nuestra verdadera totalidad, en nuestra verdadera luz y sombra. Estamos ante un tiempo en donde caen las falsedades, todo lo que era falso en nosotros, todo lo que estaba bien enmascarado, en este espacio que nos brinda la existencia podemos vernos desnudos, en lo que realmente somos, y a muchos no nos gusta lo que vemos, pero de eso se trata este códice que se está abriendo. Son 33 los códigos sagrados que se guardaron desde aquel tiempo para traernos la libertad para este, recordando que nosotros fuimos esos ancestros que se entregaron a la inmensa aceptación de que ´no era el tiempo para integrar la fractura´,  el tiempo es AHORA. Por ello en este fragmento la voz de lemuria dice “Y el sentido del tiempo cobró sentido” Hoy podemos comprender todo nuestro camino, aunar las piezas, todos los aprendizajes que elegimos…

“Y todo el peso acumulado por las sombras tuvo fin ahora”

Este año, toda esta puerta dimensional que representa el tan esperado 2020, es la oportunidad de poner fin a la fractura, de liberar nuestras sombras más oscuras, para encender la luz más poderosa de nosotros.

“Y por fin se acallaron los sentidos, la cotidianeidad”

Esta última parte es muy clara ¿verdad? La tierra nos invitó a salir de lo que para nosotros, antes de la cuarentena, era cotidiano, el acto de todos los días, para acallar nuestro sentidos e invitarnos a sentir en el cuerpo nuestra caída, la caída de nuestra divinidad, la antigua Lemuria, el momento en donde las membranas de la tierra y de nuestros cuerpos comienzan a rugir por la rasgadura energética que dejó entrar las sombras en una humanidad sin sombras

“Lemuria,

Todas las mañanas la sombra tentaba al viento para esparcirla en tu morada, pero las conciencias lemurianas eran tan puras y envueltas de la creación que elegían día a día transformarlas”

Somos bendecidos, bendecidos, bendecidos, de este momento.

“Y por fin llegaron los tejidos lemurianos a abrazar las sombras en las capas oscuras de los úteros endurecidos por la sazón del tiempo y el espacio. Y por fin sentimos el llamado y el sonido. Y por fin llegamos, dijeron al unísono las hermanas lemurianas al tejido de la humanidad en la era acuariana. Y aquí venimos”

Esta es la parte que más me emociona, porque ahora sí podemos decir ¡Por fin llegamos! Cuántas voces unidas en este no tiempo y no espacio estamos ahora gritando desde nuestras células, nuestro corazón ¡Por fin llegamos! Este es un tiempo victorioso, glorioso, dichoso, vernos en nuestra totalidad nos ayudará a caminar libres y sin presagio, libres y sin necesidad de desdoblarnos, nos permite caminar en el tiempo presente, siendo lo que somos, abrazándonos desde lo más profundo, mostrándonos como realmente somos, desnudos… ante el fuego de la creación.

“El sonido del Tambor de Fuego se vio crecer y expandir en la humanidad entera. Y así aquietaron las tormentas emocionales. Y así limpiaron los registros dormidos. Y así sanaron”

Está todo dicho.

Así es.

Bendiciones infinitas

Aripka Maia

  1. Compartiré más fragmentos proféticos que se encuentran en el libro Códices Lemurianos, ya que recién ahora voy comprendiéndolos.

Infinita gratitud

Hola 👋

Regístrate para recibir contenido interesante en tu correo electrónico. De regalo, al suscribirte, recibirás un taller sobre la integración del Femenino y Masculino

¡No hacemos spam! Solo enviamos amor.

2 comentarios en “La profecia en los códices lemurianos”

  1. Gracias, recién llego a tu página buscando respuestas a eventos que visualizo y que ultimamente se me hacen más recurrentes. Gracias y espero más información.

Deja un comentario

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?